Dramática caída en el número de abejas

Greenpeace ha publicado el informe “El declive de la abejas. Peligros para los polinizadores y la agricultura en Europa”. La organización realiza una revisión científica de los principales factores que provocan el declive de las abejas, analizando cómo ciertos tipos de plaguicidas afectan a estos insectos fundamentales para la agricultura y el medio ambiente. Por ello, demanda su prohibición urgente, algo que sería un primer paso crucial y eficaz para proteger la salud de las poblaciones de abejas y salvaguardar así su importancia para la polinización, un servicio ecológico y gratuito fundamental para la seguridad alimentaria y los ecosistemas.

¿Entonces, como será la vida sin abejas?

La vida de muchos seres vivos en nuestro planeta está muy relacionada, a menudo uno depende del otro; es una cadena… es decir, cada ser vivo del ecosistema ocupa su lugar y tiene su función relacionando con los demás y con el medio ambiente y así mantiene el equilibrio de este ecosistema.  La desaparición de un elemento de la cadena lleva a la deformación o a la caída de toda esta cadena.

Hace 20 años un grupo de los agricultores franceses anunciaron sobre la caída importante en el  número de las abejas en Francia, pero después del informe, que publicó el Programa de Naciones Unidas para el Medio ambiente (PNUMA), que aseguró que este fenómeno se extendió a nuevas regiones del planeta, este problema fue considerado como global.

Antes sólo había registrado la dramática disminución en el número de las abejas en Estados Unidos y en algunos países de Europa, como Francia y Reino Unido, sin embargo, este problema se ha extendido en los otros países del mundo.  Según la información del PNUMA en Australia, China, Japón y el norte der África, en la ribera del Nilo el número de estos insectos beneficiosos ha caído mucho.

Para hoy señalan  múltiples factores que pueden causar la muerte de las abejas: el cambio climático, los pesticidas, la contaminación, creciente papel de determinados parásitos, que están mermando los cultivos; además algunas enfermedades como bacterias, virus, hongos también pueden ser las causas de esta caída.

Pero, lo más probable, es que el problema sean los plaguicidas que hacen daño, como la utilización de algunos insecticidas neonicotinoides. Neonicotinoides suelen usarse más comúnmente en los cultivos de plantas de importancia económica, es decir, las plantas que se usan para el consumo humano o animal, como el trigo o la soja. Estos plaguicidas son muy peligrosos para estos insectos porque tienen sus efectos negativos sobre la navegación de las abejas.  Las abejas pierden su capacidad de navegar y no vuelven hacia sus colmenas. Por ello las Administraciones incluidas las de Bruselas, prohibieron la utilización de varios pesticidas y en Washington aprobaron un presupuesto extraordinario para investigar el fenómeno.

Preguntamos: “¿Cómo puede la muerte de las abejas melíferas influir a la vida humana?”
Respuesta: la importancia de estas desapariciones es altísima, ya que en las últimas décadas se ha multiplicado el número de cultivos dependientes de la polinización por abejas.
Una tercera parte de nuestros alimentos dependen de la polinización de los insectos, principalmente las abejas.

polinización de los insectos

En el caso de determinadas frutas, la producción de semillas disminuye en más del 90% al desaparecer estas eficientes polinizadoras.

No todos los cultivos desaparecerían, porque los hay que pueden gestionar de otras formas (autopolinización y polinización por pájaros), pero la pérdida de diversidad y de calidad alimentaria sería tremenda. Expertos en EEUU dicen sobre las siguientes cifras: uno de cada tres alimentos en el país tiene su origen en la polinización de cultivos por parte de una especie concreta de abeja.

La caída en la población de abejas también trae consecuencias muy graves: de ella depende el desarrollo de muchas especies florales a través de la polinización.

la polinización

Sobre los datos de la caída del número de las abejas

El periódico “El país” escribe: “El número de colonias de abejas melíferas, las más comunes ha ido cayendo de forma continuada en los últimos 60 años en EEUU, pasando de 6 millones en 1947 a 2,5 en la actualidad”.

bajada del número de colonias
GRÁFICO 1

El Laboratorio de Referencia de la UE para la Salud de las Abejas publicó los datos sobre el despoblamiento de las colmenas en 17 países europeos. Demostraron que los índices de mortalidad invernal varían del 3,5% al 33,6%  según cada país.  La situación más leve en España y otros países mediterráneos (por debajo del 10%) que en el norte del continente (por encima de 20%). Según la información de este Laboratorio las cifras son tan variables por la diferencia de las prácticas agrícolas y los agentes patógenos en cada país en concreto.

mortalidad anual
GRÁFICO 2

En el grafico 2 se puede observar la mortalidad anual de las abejas en diferentes países.

cultivos para el que se necesitan las abejas
GRÁFICO 3

El gráfico 3 nos indica que el 35% de la comida mundial está producida por 115 cultivos. Para 87 cultivos de estos 115 necesitamos las abejas.

Y, al final de este artículo quiero decir, que no tenemos que olvidar esto y pensar que el ecosistema es un sistema vulnerable donde cada especie tiene su rol y el rol de las abejas como polinizadoras es clave en la naturaleza, porque mantiene el equilibrio del ecosistema.

No podemos imaginar nuestro planeta sin sol o sin árboles y plantas. El mundo sin abejas se vuelve gris, sin flores y sin colores y esto es muy  triste.

Por esto hoy tenemos que elegir qué futuro queremos…

¿como te imaginas el mundo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Presupuesto online gratuito

Obtén presupuesto sin compromiso

Al enviar este formulario acepta la Política de privacidad