El roedor como mascota

Si su única pretensión es buscar un animal de compañia, el objetivo será mucho más fácil de cumplir. En este caso, no importará que el ejemplar tenga una mancha o dos, demasiadas manchas o ninguna, ni tampoco que su conformación no se ajuste a los cánones exigidos por los tribunales de los concursos: no hay razón que impida adquirir a esa criatura.roedores-mascota-1

Es muy probable que a usted le parezca que los rasgos que la inutilizan para una exposición sean precisamente los que le llenan de encanto. Siendo así, o bien puede ir a comprarlo en una tienda especializada en mascotas, o bien tiene también la posibilidad de comprárselo directamente a un criador, pues no todos los especiímenes que éstos tienen son perfectos. Tal vez hayan nacido en una camada roedores que no cumplen los requisitos precisos y sus criadores deseen buscarles un buen acomodo. La gran ventaja de comprar una mascota en una granja es que se puede tener mayor información sobre los antecedentes del animal.

Con frecuencia, estarán ahí sus padres, se podrá observar cómo se ha criado y saber la comida a la que está acostumbrado.roedores-mascota-2

Hay que huir de los criadores que tienen fines más comerciales, ya que los ratones y las ratas se pueden alimentar también a gran escala con caracoles y otros animales. Evidentemente, en estos casos no interesa la cria de animales sanos y fuertes sino que el propósito es más bien obtener la mayor cantidad posible.

La cría de animales en estos sitios implica un gran número de camadas en cortos espacios de tiempo sin dejar la oportunidad de recuperación. Las madres están cada vez mas débiles para alimentar a sus retoños y no es ninguna sorpresa que los animales que provienen de estas “fábricas” de crianza supongan para sus dueños un cúmulo de problemas, ya que su constitución será débil y conduciente a una muerte prematura.
Más vale molestarse un poco en recabar información sobre la historia del animal que se tiene en mente y comprar mascotas que provengan de una fuente fiable.roedores-mascota-3

La compra

Cuando se compra un roedor, sobre todo si es para un niño, hay que asegurarse de que el ejemplar sea joven para poderlo domesticar. También es posible amansar a los adultos, pero no cabe duda de que es más dificil. De todas formas, tampoco conviene comprar animales demasiado jóvenes, ya que al separarlos de la madre prematuramente, es posible que surjan todo tipo de problemas de conducta y que estén demasiado débiles o escasamente desarrollados como para sobrevivir sin su madre.roedores-mascota-4

Si no está muy seguro sobre estas cuestiones, permita que le acompañe alguien que entienda de la materia o adquiera su mascota en una granja de confianza. No hay que ovidar de fijarse en la longitud de los incisivos, ya que es muy corriente en los roedores tener unos “colmillos” demasiado largo que no encajan exactamente, de modo que no se desgastan de forma correcta.

Dado que los incisivos continúan creciendo, si no se adoptan las medidas precisas terminarán por impedir que el animal pueda comer. No quedará, pues, más remedio que acudir a un veterinario o a un criador con experiencia para reducir la longitud de los dientes. De todas formas, no dejará de ser una continua molestia que no tiene solución.roedores-mascota-5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Presupuesto online gratuito

Obtén presupuesto sin compromiso

Al enviar este formulario acepta la Política de privacidad