Metamorfosis en las cucarachas.

Las cucarachas pertenecen al grupo de los insectos con la metamorfosis incompleta o hemimetábola. Es decir, del huevo eclosiona la larva que se llama “ninfa” idéntica al insecto adulto pero muy pequeña, sin alas, sin órganos reproductores desarrollados. El crecimiento de la ninfa y el desarrollo de los órganos reproductivos se realizan a través de las mudas. Además de la cucaracha, chinches, saltamontes, mantis, libélulas, cigarras, grillos y otros insectos primitivos tienen este tipo de metamorfosis y se llaman insectos exopterigotos.

El proceso de la metamorfosis es complejo y está regulado por las hormonas efectoras que son controladas por neurohormonas en el cerebro. Las cucarachas, al igual que el resto de los artrópodos, tienen el exoesqueleto, es el esqueleto externo y muy rígido. Para crecer el insecto tiene que “quitar” este exoesqueleto que ya ha quedado “pequeño” y formar el nuevo en el proceso de la muda. La muda tiene lugar de un estadio larvario a otro.

Células neurosecretoras liberan esdisotropina a la hemolinfa y esta hormona actúa sobre las glándulas hormonales.

Durante las mudas en el insecto aparecen dos tipos de glándulas hormonales que liberan las hormonas: hormona juvenil (“cuerpos alados” así se llaman las glándulas que liberan lal hormona juvenil) y ecdisona o la hormona responsable de la muda (la glándula protarácica libera este tipo de hormona. La hormona juvenil responsable del mantenimiento de las características larvarios en el insecto y va disminuyendo poco a poco con cada muda y la ecdisona inicia y coordina cada muda. Durante la muda ecdisotropina inhibe la liberación de la hormona juvenil y estimula la liberación de ecdisona. La ecdisona es responsable de estimular las células epidérmicas para que se sinteticen enzimas que digieren y reciclan los componentes de la cutícula y la formación de la cutícula nueva. Esto provoca la muda y la formación de nuevo exoesqueleto.

Con cada muda la concentración de la hormona juvenil disminuye pero al mismo tiempo aparecen cada vez más las características del insecto adulto. Nada más terminar la muda el insecto se queda pálido y con el exoesqueleto blando pero dentro de varias horas se endurece y coge el color más oscuro.

En la última muda que se llama metamórfica, se terminan de desarrollar las alas, los genitales externos, las estructuras sexuales secundarias como tímpanos. Desde este momento el insecto está preparado para llevar la vida adulta.