Scleroderma doméstica. Insecto-parásito de la carcoma de la madera

 Scleroderma doméstica

En primer lugar, quiero explicar porque he decidido escribir este artículo. La semana pasada me llamó el aplicador –técnico Fernando y me dijo que vio en una casa  insectos que se parecen a las hormigas. Algunos individuos pueden volar, tienen un aguijón en la parte terminal de su abdomen  y pican a los dueños de esta casa. Me pregunto si esto puede ser  la “avispa falsa”. Esto me empujó a empezar a hablar del insecto que el técnico vio en esta casa.

La sceroderma doméstica  no es tan famosa como, por ejemplo, la cucaracha y, junto con avispas, hormigas, abejas, pertenece al orden de los insectos Himenópteros de la familia de los Betílidos. Se parece a una hormiga  y cuando lo encontramos, suele confundirse con ella.  En el mismo tiempo podemos encontrar la diferencia  de una hormiga que consiste en  la ausencia de tubérculos dorsales que caracterizan a las hormigas.  Además, la Scleroderma doméstica tiene un aguijón en el extremo posterior del abdomen y con el inyectan el veneno en las personas cuando les pican.  Tienen la cabeza más ovalada y aplanada, las antenas rectas y piezas bucales dirigidas hacia adelante.

En la revista “Sesión conjunta de Entomología” de 2008, los autores  X. Jeremías, O. Escola y J.Pérez De-Gregorio han descrito este insecto de esta forma:

“Las hembras son ápteras, de color testáceo oscuro y dotadas de aguijón. Sus dimensiones no superan los 4 milímetros de longitud, con las antenas de color amarillo claro, patas oscuras pero algo más claras que el cuerpo, especialmente tibias y tarsos. El borde apical de los segmentos abdominales es algo más claro que el resto, incluso la parte anterior. La cabeza es de forma cuadrangular muy característica en versión dorsal, plana, un poco más larga que ancha, con las antenas casi tan largas como ésta. Los ojos son pequeños pero bien conformados, siendo aproximadamente iguales a la tercera parte de la distancia que los separa del borde cefálico occipital.

Los machos presentan un dimorfismo sexual muy acusado con respecto a las hembras, son aladas, de color metalizados y al aparecer son muy raros. No tiene este aguijón. Parece ser que algunas especias pueden reproducirse de forma partenogenética. “

Es importante, que la presencia de este insecto en una casa sirva como un indicador a la presencia de carcoma en la casa. Son parásitos de los insectos xilófagos, es decir más concretamente, de la larva de carcoma común de la madera,  Anobium punctatum. Es una forma de lucha biológica contra la carcoma de madera, ya que las larvas de la carcoma constituyen la fuente de alimentación de las larvas de Scleroderma.

La biología de este insecto también es interesante.  Las hembras fecundadas penetran en los túneles excavados por la carcoma y ponen los huevos sobre las larvas de la misma. Pero antes de poner los huevos, para hacer lo más fácil y para que nadie  les molesten,  inyectan el veneno con el aguijón para paralizar las larvas de carcoma. De los huevos salen las larvas de Scleroderma que se nutren de los tejidos y de linfa de las larvas de la carcoma. Así tienen los nutrientes para todo el tiempo de su desarrollo. En unas pocas semanas las larvas de Scleroderma tejerán un capullo sedoso y de este, aproximadamente dos meses más tarde, saldrán nuevos adultos.

Las hembras pueden vivir hasta un año, mientras que los machos mueren poco tiempo después de fecundar a las hembras.

El hecho positivo, que este insecto tiene su papel importante en el control de la población de la carcoma, no lo hace menos antipático teniendo en cuanta que las picaduras de estos insectos pueden causar las lesiones cutáneas muy dolorosas en los humanos. El dolor suele ser muy agudo e intenso y el veneno que inyectan puede dar las reacciones alérgicas. A diferencia de otros insectos picadores chupadores de sangre que  realizan sus picaduras casi siempre a la noche, la Scleroderma  tiene la costumbre de picar durante el día, cuando la persona se sienta en sofás y sillones. Pero algunos autores dicen que  también pueden picar a la noche. En los humanos pican las zonas como la espalda, el torso superior (nuca, brazos), las extremidades. Las picaduras muy evidentes, molestas, dolorosas y pueden durar bastante en el tiempo. En las personas más sensibles, el veneno que inyectan pueden provocar las reacciones graves de alergia y fiebres altas.  Y otra cosa más: pueden picar y producir las picaduras múltiples solo en una persona de la familia seleccionada por este insecto y no tocar los otros miembros de esta misma familia.

Me gustaría recomendar a la gente que tenga estas picaduras dolorosas diurnas de un insecto desconocido revisar bien el hogar, el mueble viejo o las cosas de la madera.  Lo más probable es que su casa este infestada de la carcoma de la madera. Y para eliminar el problema que provoca el  insecto picador tiene que eliminar el problema principal de este dermatitis: Anobium punctatum. También, los afectados, cuando van a la consulta médica, tienen que mostrar una muestra del insecto causante, esto puede ayudar a los científicos evaluar más exacto los casos de infestaciones de Scleroderma doméstica y los grados de infestaciones.

Mariam Ramazanova (bióloga de la empresa)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Presupuesto online gratuito

Obtén presupuesto sin compromiso

Al enviar este formulario acepta la Política de privacidad