El uso de geles para controlar Cucarachas.

El uso de geles es cada vez más la forma habitual de solucionar problemas de plagas de cucarachas en sanidad ambiental y alimentaria. Las formulaciones que encontramos en el mercado cumplen con los requisitos necesarios.

Una formulación en gel debe llevar principios activos no repelentes, ingredientes alimenticios atrayentes y atractivos para las cucarachas, y como no, han de tener resistencia a la desecación de forma que se han de formular para que contengan un alto grado de humedad.

Los distintos geles que encontramos en el mercado contienen ingredientes activos no repelentes como son el fipronil, la hidrametilnona y el imidacopril. En otros países se han puesto en el mercado geles en base a abamectina (derivado de sustancias naturales que se encuentran en los hongos) y ácido bórico. Por ahora no se han constatado resistencias a estos ingredientes activos en las distintas especies de cucarachas contra las que se utilizan.

Los ingredientes alimenticios en un principio se formulaban con atrayentes ricos en polisacáridos, principalmente glucosa y fructosa. Actualmente encontramos geles con atrayentes en base a proteínas, grasas saturadas, enriquecidas en calcio y otros componentes que los fabricantes no suelen facilitar ya que la efectividad de un gel radica en un porcentaje muy elevado en la capacidad apetente de estos compuestos.

Otro de los factores limitantes en la efectividad de un gel es la capacidad de permanecer estables sin variar en su textura a distintas temperaturas y grado de humedad. La formulación en gel permite una liberación paulatina de la humedad contenida en él. En cada circunstancia concreta de temperatura y humedad ambiental el gel tendrá una duración determinada. Normalmente las cucarachas las encontramos en ambientes húmedos con materia orgánica en descomposición. Si por alguna circunstancia la colocación de cebos se realiza en ambientes secos, se pueden utilizar cajas portacebos específicas que permiten mantener estable el gel durante más tiempo.

Es evidente que la utilización de geles no se implementa como un tratamiento único sino como programas que abarcan los principios de control integral de plagas (IPM). Es necesario realizar inspecciones, establecer sistemas de monitoreo que permitan evaluar el proceso de las medidas que se toman y escoger las medidas de control más adecuadas para cada circunstancia. Como son las recomendaciones de limpieza, aspirado o adecuación de las instalaciones que se puedan sugerir al cliente que le ofrecemos nuestros servicios.

La utilización de geles no es una solución mágica y es verdad que en algunas instalaciones que se han utilizado geles siguen habiendo problemas de cucarachas. Este hecho lo podemos atribuir a una colocación de cebos alejada de los focos principales de infestación o una dosificacion inadecuada en número y frecuencia de cebos. Se recomienda seguir la dosificación que aconseja el fabricante para las distintas especies de cucarachas plaga que se especifica en la etiqueta del producto. Es importante colocar el cebo cerca de cualquier pequeño foco que se puede encontrar en cualquier rendija o fisura de las instalaciones, ya que las cucarachas pueden tener todas las condiciones necesarias para sobrevivir en una pequeña área. Las cucarachas son oportunistas y no andarán grandes distancias para localizar su fuente de alimentación.

No existe una solución única para el control de plagas. Sino existen infinidad de técnicas que se adecuan a las distintas circunstancias que nos encontremos. Cada situación que nos encontremos. Cada situación que nos encontramos es distinta y se han de plantear de esta manera, de forma que podamos escoger de todas las técnicas que conocemos la más adecuada.

Las ventajas de utilizar geles permite realizar tratamientos sin olores, sin mezclas, sin plazos de seguridad, sin prácticamente riesgo, con efectividad… Los factores en contra son variaciones en la estabilidad dependiendo de la temperatura y humedad, acumulación de residuos en las zonas de tratamiento, respuesta a los atrayentes, localizacion de multiples puntos de cebado…