El vino es uno de los productos más conocidos y valorados de España, por ello las medidas de control de plagas en bodegas son primordiales para que las empresas vinícolas y sus productos sigan teniendo el mismo renombre tanto dentro como fuera de las fronteras.
En Todoplagas sabemos que las empresas vinícolas tanto por la materia prima con la que se trabaja, como los productos utilizados son sensibles a la vez que propensos a la contaminación por diferentes plagas. Por ello, es primordial tener un buen plan de control de plagas en bodegas, para no sufrir las pérdidas económicas asociadas a la este grave problema.
bodega1Desde Todoplagas explicamos que el mejor plan de control de plagas en las bodegas, es el que además incluye un buen plan de prevención, de ataque y de vigilancia. La prevención se tiene que realizar antes de que haya ningún problema de plagas, para asegurar la limpieza de los campos y bodegas, y que en caso de aparición de plagas salte una alarma rápidamente. Este paso es uno de los principales en el control de plagas en bodegas, ya que se controlan y se mejoran los recovecos por los que pueden acceder, como por ejemplo tuberías, rejas o desagües, se eliminan posibles focos de alimentación de las plagas como los restos de las uvas o el poso del vino y por último se taponan lugares donde podrían esconderse y reproducirse.
El siguiente paso en el control de plagas de bodegas es el ataque, que es la fase en la que ya se ha constatado que existe una plaga y hay que terminar con ella. Para lograr un buen control de plagas en bodegas este paso es clave, ya que, como explican los expertos de Todoplagas, no sirven todo tipo de tratamientos, ya que, teniendo en cuenta la delicadeza del lugar, ya que el vino es para consumo humano, hay que probar con métodos no tóxicos, como son las trampas y cebos con trampas de adhesivos, para que los insectos y roedores no puedan esconderse y crear focos de podredumbre.
El último paso para el total control de plagas en las bodegas es la vigilancia, con sistemas de monitorización, para controlar que no hay restos de las plagas o que vuelven a aparecer nuevos focos. Estos sistemas se realizan con pastillas de feromonas, totalmente inocuas para humanos y animales.
Plagas comunes en las bodegas
Cucarachas: Según el lugar donde se encuentren las bodegas, y lo que tengan cerca tendrán un tipo de cucarachas u otras. Las tres especies que hay en España son la cucaracha americana (Periplaneta americana), la cucaracha oriental (Blatta orientalis) y la cucaracha germánica (blatella germanica). Las tres son portadoras de enfermedades, y si entran en contacto con las uvas, el proceso del vino o las diferentes partes de las botellas estas estarían contaminadas y dejarían de ser aptas para el consumo humano.
Moscas: La conocida como mosca de la fruta o el vinagre (Drosophila Melanogaste) es extremadamente común en la época de recogida del vino y sobre todo del almacenamiento ya que se alimenta de frutas en fermentación. Si no se tiene un buen tratamiento de control de plagas en bodegas, esta mosca puede dañar una parte de la cosecha dejándola inservible, y causando así un grave perjuicio económico.
Aves: Los pájaros son muy comunes en los alrededores de los viñedos y las bodegas. Por su alimentación de bichos y frutas, tienen un proveedor de forma constante en este tipo de empresas, y además de los daños en los cultivos, sus plumas son portadoras de piojos y pulgas, además de que sus heces, al contacto con el vino lo hace totalmente inviable para el consumo humano.
Roedores: Ratas (Rattus rattus) ratones (Mus domesticus) y topillos (Pitymys duodecimcostalus) que destruyen cosechas, dañan los edificios al roerlos, y transmiten enfermedades. Estos animales pueden causar grandes destrozos y pérdidas económicas sino se plantea un buen control de plagas en bodegas. Pérdidas económicas causadas por los desperfectos de los roedores en las cosechas, en la cadena de producción o en el sistema de reserva de los caldos y daños en las estructuras. A lo que se suma los problemas causados por las enfermedades que transportan estos animales, por lo que todo lo que entra en contacto con ellos se vuelve inservible. Por todo ello, Todoplagas estamos convencidos que es una plaga que hay que erradicar de las bodegas, además de tener un especial cuidado con los métodos para tratar este problema, ya que los tratamientos químicos no sirven para el control de esta plaga en bodegas, por poder transmitir un nuevo problema a las cubas del vino, donde pueden ir a morir los roedores. Por ello utilizamos cebos con adhesivos, para que los roedores no puedan volver a sus madrigueras.
Para Todoplagas lo primeros son nuestros clientes y sus empresas, por lo que para el control de plagas en bodegas utilizamos los tratamientos que más se ajusten a las necesidades de cada persona, contando para ello con los mejores técnicos especialistas en el exterminio de plagas. Para que nuestras bodegas no tengan ningún problema ofrecemos fichas de seguridad de los productos utilizados, así como su autorización, todos nuestros expertos cuentan con los carnés de aplicador de tratamientos DDD y las autorizaciones técnicas, y acordamos con el cliente el plan de control de plagas en bodegas con las medidas de preventivas y las de control.

¡Contacte con nosotros!